En el último tiempo, la transmisión de los eventos vía streaming se ha masificado debido a varios factores. Uno de ellos es su conveniencia, pues permite que seminarios, conferencias u otras actividades masivas puedan ser presenciados de manera instantánea por aquellas personas interesadas que no pueden participar de manera presencial. Además, el streaming no requiere la descarga de archivos que ocupen memoria en los equipos y puede difundir contenido multimedial (audio, videos, presentaciones, etc.) a cualquier lugar del mundo sin incurrir en costos adicionales.

La transmisión en streaming también ha crecido gracias a la exponencial penetración que ha tenido el acceso a internet en Chile. De hecho, cifras del Portal Broadband de la OCDE indican que en 2012 el acceso de los chilenos a internet móvil creció en 62%, mientras que el Censo 2012 reveló que 44% de los hogares tienen internet. Otros factores a considerar son la mayor demanda de las personas por acceder a más contenidos de manera rápida, ayudada por una evolución tecnológica de los dispositivos móviles –junto con una mayor penetración en el mercado– que refuerzan dicha tendencia.

Nosotros en INACAP hemos experimentado dicha evolución. Hasta hace un par de años, el único evento que se transmitía en vivo vía streaming era la cuenta anual del Rector. En cambio, sólo durante 2013 se han emitido en vivo y por esta vía cerca de 30 eventos realizados en las sedes de INACAP. Uno de los más recientes fue la Feria Laboral “Todo Chile Conectado”, donde tuvimos una transmisión de más de 10 horas con cerca de 3.000 visitas y un peak de 250 conexiones simultáneas.

Ahora bien, la transmisión vía streaming debe cumplir exigencias importantes si se quiere entregar una experiencia de calidad. En primer lugar, es imprescindible que el salón o lugar en que se desarrolle el evento esté debidamente iluminado. En segundo lugar, es importante que la dinámica del evento pueda ser capturada por las cámaras y que se utilicen materiales que lo permitan, con imágenes de buena calidad y letras y números de tamaños adecuados para ser vistos en pantalla.

Tan o más importante es que las cámaras que registren el evento y la mesa de video tengan calidad HD. Esto impone también contar con un servidor que permite hacer streaming y con un ancho de banda apropiado.

Hay que considerar que la inversión para tener una plataforma de streaming profesional es alta. Una mesa de video full HD que genere la señal, un servidor y las licencias del software de streaming que permiten la transmisión, significan un costo inicial importante. Sin embargo, si estas herramientas son bien utilizadas, la inversión claramente vale la pena.

Por José Luis Alvarado

Subgerente de Internet e Innovación Tecnológica

Gerencia de Sistemas y Tecnología de INACAP

Fuente: http://www.revistaeventos.cl/

Leave a Reply

Translate »