Google prohíbe los anuncios que relacionan la tecnología 5G con el ...

La red 5G se ha posicionado como una nueva forma entender la tecnología y las comunicaciones, y sólo se habla de sus beneficios: aumentará la velocidad de conexión, los electrodomésticos se ejecutarán remotamente, se podrá realizar cirugías teleasistidas, y nacerán, al fin, las smart cities. Pero ¿De qué se trata realmente esta tecnología? ¿Seremos testigos de una sobre conexión social? ¿Presentará algún riesgo?

A grandes rasgos, la red 5G es una nueva generación de tecnologías y estándares de comunicación inalámbrica que, principalmente, utiliza internet para conectarse a la red de cualquier aparato y desde cualquier sitio. 

Se le denomina así porque es la quinta generación de redes que conocemos. Comenzó en la década del 80’ con la 1G, que permitió el desarrollode los teléfonos celulares; continuó con la red 2G, que posibilitó los servicios de mensajerías cortos (o SMS, por sus siglas en inglés); el año 2010 fuimos testigos del 3G, que conectó a los móviles con internet; y se luego llegó la red 4G, capaz de incorporar banda ancha a los celulares, facilitando el streaming y la realidad aumentada entre otras características.

Ahora se espera que la 5G lleve al límite la experiencia del usuario con internet. Entre sus características se encuentran la velocidad de navegación diez veces superior a la mejor fibra óptica que opera actualmente en el mercado. Esto permitiría, por ejemplo, descargar películas full HD en un par de segundos o desbloquear necesidades muy solicitadas por los usuarios, como los comandos de voz, el reconocimiento facial y el procesamiento de imágenes y videos en tiempo real.

“La 5G modificará completamente la manera en que hoy interactuamos. Esto ocurrirá progresivamente, y permitirá sentar las bases para movernos hacia un mundo cada vez más inteligente, hacia un gran ecosistema capaz de trascender los smartphones. Por ejemplo, tecnologías como la realidad virtual y aumentada podrían convertirse en una realidad práctica impactando y aumentando la adopción en sectores como la telemedicina o la educación”, señala Nayat Sánchez Pi, directora del Centro de Investigación Inria Chile. A esto, agrega que los vehículos autónomos capaces de detectar peligros, estacionarse o seguir mapas precisos pueden ser una realidad dentro de pocos años, en los que este nuevo desarrollo tecnológico “permitirá construir verdaderas ciudades inteligentes capaces de administrar sus procesos y datos asociados al flujo de tráfico, la calidad del aire, el uso de energía, la seguridad pública, entre otros, mejorando la calidad de vida de las personas”. 

En tanto, para el doctor Mauricio Rodríguez, profesor de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso (PUCV), más allá de los beneficios individuales que proporcionará la red 5G, lo interesante de esta red son las aplicaciones que nos permite imaginar: “nos conducirá a un desarrollo científico tecnológico sin precedentes y acelerará la innovación en sistemas y aplicaciones. Para Chile sería relevante utilizar la red 5G para desarrollar maquinarias en minería capaces de comunicarse entre ellas de manera autónoma. Es decir, que la retroexcavadora trabaje autónomamente y se contacte con el camión tolva para que retire el material y luego lo deje en la planta de procesamiento: todo ello sin la operación de un hombre o una mujer”.

 En este sentido, el investigador de la PUCV indica que es un error creer que esta tecnología viene a reducir empleos, “ese es un miedo que opera desde la revolución industrial. La 5G nos hará especializarnos en otras áreas y materias, que vayan de la mano con pensar mejores sociedades. La gente ya no va a estar recogiendo uva en el campo, sino que buscando cómo optimizar la calidad de vida en el ámbito laboral”. 

¿Qué riesgos presenta la red 5G?

Uno de los principales argumentos que utilizan los detractores de esta tecnología es que, por aspectos técnicos, su implementación requiera gran cantidad de repetidores que generen un alto tráfico de radiofrecuencia en el aire que puede ser perjudicial para la salud humana. Esta discusión se ha dado en varios países y ha sido cubierta por los principales medios de comunicación internacionales como ABC de España y The New York Times, quienes han revivido el eterno debate sobre el impacto que este tipo de antenas y ondas tienen en la población.

“Este es un temor infundado”,señala el PhD Pedro Maldonado, neurólogo de la Universidad de Chile. “Unos pocos estudios han mostrado que el uso de dispositivos con alta intensidad de radiofrecuencia, como los teléfonos, pueden modificar ligeramente la actividad de algunas neuronas de nuestro cerebro. Sin embargo, no hay estudios que demuestren que la radiación que emana de todos los dispositivos tecnológicos tenga algún efecto negativo en nuestra salud o cerebro. No hay evidencia de que pueda gatillar algún tipo de complicaciones neurodegenerativas. El uso de estos aparatos hoy se considera seguro”. 

Opinión que concuerda con la otorgada por la Organización Mundial de la Salud, la cual calificó a la tecnología inalámbrica como cancerígena de nivel 2b: compuestos posiblemente carcinógenos para los seres humanos, esto es, cuando se considera que una asociación causal es creíble, pero el azar, los sesgos o los factores de confusión no pueden descartarse con una confianza razonable”. Por lo tanto, hasta ahora la radiofrecuencia es tan nociva como el café. 

En ese sentido, Maldonado sugiere tener en cuenta no sólo frente al 5G, sino que con toda la tecnología: “la mejor y única recomendación frente a la tecnología y su uso tiene que ver con la apropiada higiene del sueño. Las personas debemos dormir una cierta cantidad de horas en la noche y la tecnología que llevamos al dormitorio, muchas veces nos impide conciliar apropiadamente el sueño. Incluso, la luz que emite la pantalla de teléfonos, computadores o el televisor, tiende a contribuir a despertarnos, más que ayudarnos a conciliar el sueño”, sentencia.

Fuente: https://www.explora.cl/blog/la-llegada-del-5g-de-que-se-trata-esta-tecnologia/

Translate »